El turno para los Melancólicos

Cuando
pensamos en la palabra Melancolía visualizamos a una persona triste,
pensativa, de mirada vaga y perdida y que no encuentra entusiasmo con
nada. Sin embargo, para el tipo de personalidad que nos compete en esta
tercera parte, veremos que no necesariamente es el caso y que los
melancólicos son una pieza fundamental en todo equipo de trabajo.

Antes
de comenzar con este tipo de personalidad, quiero pedir mis sinceras
disculpas porque en la pregunta del test "¿Con cuál animal asocias a
los Melancólicos?" hubo una equivocación y entre las opciones de
animales No se colocó el correcto y es por eso que algunos de ustedes
se fueron por la opción del Elefante. Tal vez, por la asociación que
hacemos entre este animal, de paso lento y actitud calmada con lo que
podría ser una persona melancólica.

Disculpen esta equivocación,
pero el animal que se asocia con los melancólicos según los autores que
hemos venido mencionando es el Castor. Tú dirás: ¿El Castor? pues Sip!.
Fíjate el por qué.

Los
Castores son animales que se caracterizan por ser muy organizados,
todos tenemos la típica imagen del castor de las comiquitas que lleva
ramas y palos para construir su "arquitectónica" casa en el río. Su
área de trabajo es ordenada, todo está en su lugar. Ellos creen que hay
una sola forma de hacer las cosas y quieren hacerlo es de esa manera.
Piensan que cualquier cosa que valga la pena hacerse, vale la pena
hacerse bien. Son detallistas, el hecho de pensar les da energía. Son
muy creativos, desean resolverlo todo, aprovechar el tiempo. No les
gustan los cambios bruscos, sino que desean la tranquilidad. Los
cambios deben ser justificados.

Su lema es: "Por favor, entiéndanme".

Fortalezas: tienen altas normas y valores, les encanta el orden y el respeto. Pueden ser artistas.

Debilidades:
tienen expectativas poco creíbles de ellos mismos y de otros ya que
quieren y tienden a ser demasiado perfectos. Con frecuencia son
temperamentales.

Recomendaciones: Ayudarles a ver el lado positivo de las cosas, enseñarles a ser más flexibles.

La manera más efectiva de conectar con ellos es: Reconozca su necesidad emocional por el Orden y la sensibilidad.

Su gran temor: Verse y sentirse imperfectos y la desorganización.

En las organizaciones
con frecuencia ellos vienen a ser los líderes naturales junto con los
coléricos. Pero en muchas ocasiones causan la mayoría de los problemas
debido en parte a su falta de flexibilidad. Sin embargo, son esenciales
porque están orientados a los números y la planeación estratégica. Por
otro lado, pueden ser muy cautelosos llegando a desaprovechar
oportunidades valiosas tanto para ellos como para la organización.

Cuando
las cosas están tensas y se necesita acelerar el paso, pueden ser muy
críticos del trabajo y de las ideas de los demás, así mismo, ser
estrictos y terminar hiriendo a sus colaboradores. Al sentirse
amenazados, se retiran con el propósito de replantear una estrategia de
ataque.

Los líderes deberán maximizar las potencialidades de sus
"castores" porque son ellos los que le darán orden a sus puestos de
trabajo y organizaciones. El ambiente se percibirá tranquilo y relajado
porque está un melancólico allí. Los planes se ejecutaran como fueron
establecidos al principio y llegaran a feliz término. Sin embargo, en
ocasiones deberán ser animados a tomar decisiones que no estaban en los
planes originales y que son necesarias, siendo lo más conveniente
sentarse con ellos para explicar los motivos y las ventajas de los
cambios a realizar para que los asuman como parte del proceso y
nuevamente continúen con los planes pautados.

El
líder deberá servir de orientador y depositar su confianza en ellos,
reconociendo su capacidad y dando libertad para que los melancólicos
hagan el trabajo.

Una organización de cualquier
tipo necesita melancólicos en sus departamentos porque son ellos los
que le darán estructura a la misma. Si sólo tuviesen sanguíneos y
coléricos, podríamos decir que todo sería un desorden, con planes sin
terminar y nadie quien evalúe cómo se están llevando a cabo.

Si quiere orden y estructura, coloque a unos cuantos castores en su empresa u organización.

¿Te identificas con los melancólicos ahora?

¿Si este animal hubiese estado en el Test, lo hubieras elegido?

En la cuarta y última parte de esta serie, compartiremos sobre los Flemáticos. ¿Quiénes son? ¿Con cuál animal lo asocias?.

Al
final veremos que cada una de estas cuatro personalidades son útiles y
esenciales para que una organización se desarrolle sanamente y llegue a
ser productiva en todos los aspectos.

Hasta la próxima!

Anuncios

Hola! deja tus comentarios, me serán muy útiles!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s