¿Cómo ser líder cuando no eres el líder?

Ésta pregunta de ¿Cómo ser líder cuando no eres el líder? puede resultar confusa. Pero lo cierto es que en la mayoría de los casos, hemos trabajado o estamos trabajando para alguien más. Es decir, no somos los jefes o los líderes de la organización.

¿Qué hacer cuándo las soluciones nos saltan a la vista pero resulta que no estamos en la posición de tomar decisiones? Muchos nos hemos frustrado en esta situación. Nos imaginamos lo que podría hacerse pero en el fondo sabemos que será difícil implementar esa idea.

Existe algo en muchos “jefes” que podríamos llamar “el orgullo del título”. Es esa sensación de que por ser los dueños, les hacen sentir que siempre tienen la razón o las soluciones a los obstáculos que se presentan. Sin embargo, tu y yo sabemos que no es así y ese puede ser el momento de hacer notar nuestra creatividad con propuestas que realmente den en “el clavo”.

Primero estemos de acuerdo en lo que es ser un líder. Un líder en su definición más sencilla es “la persona que sirve”. Es decir, aquella persona que está dispuesta a servir a su “jefe”, compañeros de trabajo y subordinados sin tomar en cuenta si le corresponde o no. No se trata de un título o cartel en la frente que dice: “Yo soy el líder”. Es más, si tienes que decir o demostrar que “estás a cargo”, quiere decir que tu liderazgo es de muy poca influencia. Sencillamente la gente te hace caso por tu título y no porque realmente quieran seguirte. Esto lo define el Dr. John C. Maxwell como el primer y más bajo nivel de liderazgo.

Así que desde esta definición de liderazgo como “actos de servicio” cualquier persona desde cualquier posición en que se encuentre puede ejercer un liderazgo o influencia. Sabiendo ésto no te preocupara si tu jefe es el jefe, porque desde esa posición que tengas, (obrero, empleado, socio, compañero de trabajo) puedes influir a través de tu servicio a los demás. Puedes ayudar a tu compañero a sacar unas copias faltantes, puedes dar consejos sobre cómo resolver las cuentas de algún cliente, puedes servir tú el café, en resumen, puedes hacer que ese día de trabajo sea diferente tanto para otros como para ti.

Si haces esto con empeño y determinación no pasara mucho tiempo cuando tus colegas y compañeros de la organización noten la diferencia y vean en ti un líder estrella con el que se sentirán a gusto trabajar y no solo esto, sino que serás de estímulo para que ellos hagan lo mismo.

No voy a negar que esto podría traerte problemas. No todos los “jefes” ven con buenos ojos cuando un colaborador o empleado emprenden “actos de servicio” voluntarios porque imaginan que su posición podría verse afectada. Y tienen razón de pensar esto ya que su mal liderazgo podría quedar al descubierto ya que ahora habrá alguien con quién comparar. Sin embargo, las posibles acciones de tu jefe es algo que no podrás controlar ya que esto dependerá de la seguridad interna que tenga “el jefe”.

Lo importante y lo que realmente vale es que tu sin ser el líder o jefe, puedes hacer una diferencia ejerciendo un liderazgo de excelencia con tu servicio y tanto la organización como tus compañeros se verán beneficiados y agradecidos de tu esfuerzo.

Así que a Liderar aunque no seas el Líder!

Anuncios

Un comentario en “¿Cómo ser líder cuando no eres el líder?

Hola! deja tus comentarios, me serán muy útiles!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s