Liderazgo: Los “deberes blandos” del jefe y del empleado.

Las organizaciones líderes en sus mercados tienen una visión y una misión establecidas, así mismo tienen ciertos valores y/o principios que marcan su deber ser. Estas “guías” son fundamentales para que la organización funcione correctamente, no son garantía de éxito, sin embargo, cuando son utilizadas eficazmente pueden dar los resultados esperados. Pero qué sucede con los deberes del jefe y de los empleados que no son tan obvios.

Yo les he llamado “deberes blandos”, haciendo una especie de analogía con los términos utilizados para las tecnologías blandas y las tecnologías duras. Estos deberes blandos los asocio a aspectos que tienen que ver con la cultura de liderazgo que debería impregnar en las organizaciones y que son muy sutiles pero determinantes para que una empresa u organización crezca y sea reconocida en sus mercados. La pregunta es: ¿Están éstos deberes escritos en alguna parte? ¿Son conocidos por todos los involucrados dentro de la organización?

Para una organización el departamento de Recursos  Humanos es el encargado de establecer los deberes específicos de los empleados. Cuando un nuevo empleado llega a la organización muy seguramente se le dará una lista de sus deberes los cuales tendrá que conocer y aprender muy bien. Estos podrían definirse como sus “deberes ordinarios o duros”.  Para un jefe los deberes ordinarios de un empleado casi siempre están definidos.

Un jefe sabe que tiene el deber de cancelar el pago a sus empleados a tiempo. Tiene el deber de que ese pago esté acorde con el sueldo establecido en la ley. Por otro lado, un empleado sabe que tiene el deber de llagar a su trabajo a la hora estipulada. Tiene el deber de alcanzar los estándares de resultados preestablecidos.  Así podríamos seguir describiendo situaciones de mutuos deberes para ambos bandos y todas corresponderían a “deberes ordinarios o duros” que son obvios y están escritos.

Pero qué pasa con los deberes blandos que tienen que ver con el liderazgo y sus dinámicas. Esos que no están escritos en papel pero que forman parte del bien hacer diario de las organizaciones. La mayoría de las veces resultan estar confusos y es como mirarse en un espejo empañado.

Según el diccionario de la Real Academia Española, deber significa: “Estar obligado a algo por la ley divina, natural o positiva”, otra definición es: “Cumplir obligaciones nacidas de respeto, gratitud u otros motivos”. Se observa que el deber no es algo opcional, es una obligación que no depende de la condición o cargo ejercido por alguien en la organización. Se concibe como una obligación que nace del respeto, la gratitud u otros motivos.

Cuando un jefe y/o empleado entiende ésta verdad, se da cuenta de que no solo está obligado a cumplir con eso que hemos llamado deberes duros, sino que son los deberes blandos (gratitud, respeto, honestidad, bondad, humildad, complementariedad, etc) los que harán de la organización un lugar favorable para el desempeño de las funciones diarias en un ambiente agradable y motivado a la acción.

Son los deberes blandos los que formaran una especie de colchón amortiguador cuando las obligaciones duras se vuelvan tensas en algún momento específico. Serán las relaciones que surjan de los deberes blandos los que harán las conexiones duraderas dentro de las organizaciones.

A continuación hago una pequeña lista de algunos “deberes blandos” que pueden hacer crecer  o  afectar a las organizaciones dependiendo del uso que se les de.

Deberes blandos del Jefe:

  • Deber de Liderar a sus empleados. En el sentido de darles directrices claras en el puesto de trabajo así como ir “un kilometro más” y orientar en aspectos de la vida en general.
  • Deber de Capacitar a sus empleados. Agregar valor que se revierta en resultados.
  • Deber de no colocar más trabajo que el que le corresponde. No abusar de la posición de jefe para hacer exigencias que no correspondan.
  • Deber de hacer del lugar de trabajo un ambiente idóneo para reforzar la motivación.
  • Deber de dejarlos ir. En el sentido de animarles a salir del puesto cuando ya no forma parte de los intereses del empleado y éste desea retirarse.

Deberes blandos de los Empleados:

  • Deber de optimizar el uso del tiempo dentro del trabajo. En el sentido de ser diligente con las tareas a realizar diariamente.
  • Deber de hacer su mejor y mayor esfuerzo. Hacer las cosas con ánimo y determinación.
  • Deber de complementar a los otros empleados. Ser de apoyo en los posibles inconvenientes que se le presenten a otros empleados.
  • Deber de ser directos con el jefe. En el sentido de no hablar a espaldas de ellos. Si hay algo que decir, hacerlo cara a cara.
  • Deber de ser honesto. En el sentido de ser transparente con las cuentas (cerrar la puerta a la corrupción).

Si deseas seguir siendo o ser una organización líder en tu mercado, no sólo tienes que colocar atención en los deberes ordinarios sino en aquellos que son menos obvios, los deberes blandos!

Anuncios

Hola! deja tus comentarios, me serán muy útiles!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s