Liderazgo: ¿Recuerda cuando era un empleado joven?

Cada uno de nosotros comenzó en su primer trabajo desde una posición baja. Haciendo pocas cosas y de baja responsabilidad. Eran tiempos de aprendizaje y donde alguien nos daba tareas sencillas para hacer como sacar copias, archivar documentos, traer el café, etc.

A medida que fue pasando el tiempo las tareas y la responsabilidades aumentaron y atrás quedaron esos días de nerviosismo y novatadas. Ahora su liderazgo ha crecido y hay otros “nuevos empleados” a su cargo.

Existen muchos líderes que se olvidan de esos primeros años de trabajo y empiezan a tratar a sus propios empleados o colaboradores  de una manera poco responsable. Para no caer en esto, y ser el buen líder que puede y debe ser, aquí le dejo 3 consejos prácticos para  que siga creciendo como Líder.

1) Sobre todo trátelos con respeto:

Cada persona tiene valor por sí misma. No depende de lo que hace o han logrado. Tampoco de su posición dentro de la organización. Puede tratarse de la persona que limpia, el motorizado que hace las diligencias o del director de ventas. Cada uno es único y vale por lo que es. Trate a cada nuevo empleado con total respeto, aceptando su condición de nuevo en la organización y como una persona que tiene mucho por aprender. De instrucciones claras de lo que debe ser el trabajo y espere lo mejor de ellos. Recuerde ese tiempo cuando usted era nuevo ¿cómo le gustaba que lo trataran? El respecto es lo mínimo que usted como líder de departamento debe hacer por sus empleados y/o colaboradores.

2) Sea un interconector multidireccional:

Sea la tarea que sea que tengan que hacer sus nuevos empleados, archivar documentos, completar una base de datos, enviar emails a los clientes o hasta sacar copias de todos los departamentos, sea un interconector de cada actividad con otra más grande dentro de la organización. Sus empleados deben conocer exactamente cómo esa tarea que están realizando actualmente se relaciona con otra específica que hace que la organización camine adecuadamente. Muéstreles el engranaje completo en todas las direcciones. Esto hará que sus empleados entiendan por qué esa tarea que están haciendo es tan importante y necesaria.

3) Muéstreles el poder de hacer las tareas pequeñas:

Los empleados tienden a menospreciar las tareas pequeñas porque piensan que no tienen importancia. Eso de ser el que saca las copias no es algo de lo cual enorgullecerse. Imagínese cuando usted se encuentra con alguien y le pregunte qué hace en esa organización o empresa, su respuesta sería “Soy el que saca las copias 🙂 !!!”. Uno quiere decir algo como “soy el asistente del gerente de ventas” o “soy el planificador estratégico del departamentos de diseño”. Pero la realidad no es así. Sus empleado están empezando su experiencia laboral y las primeras tareas que realicen deben ser pequeñas.

La verdad es que esas tareas pequeñas esconden un poder “sobrenatural”. Muy pocos nuevos empleados se dan cuenta que muchas veces no son más que tareas colocadas por sus líderes para probar la fiabilidad, disciplina y compromiso de los empleados. Consideran que sus líderes no están pendientes de ellos porque las tareas no valen mucho por ser pequeñas pero es precisamente lo contrario. Sus jefes están “calladamente atentos” al desenvolvimiento de sus nuevos empleados con las tareas delegadas. Es el método dónde los líderes evalúan el desempeño y primeros pasos en el ambiente laboral. Recuerde que si usted es fiel en una tarea pequeña ciertamente será fiel cuando se le encomiende una tarea de mayor nivel.

Usted como líder deber mostrarles la verdadera importancia de hacer esas tareas pequeñas. Hacerles ver que cada una de ellas es clave para el engranaje completo y que es allí donde el carácter como profesional se estará formando día tras día. Una tarea pequeña bien hecha es como un mosquetón que no se suelta fácilmente y que da unión a las tareas mayores de la empresa u organización.

Por último un consejo más. Este es el Plus…! Cuando  le toque corregir a algún empleado, sea nuevo o con tiempo en su empresa, hágalo a solas. No lo haga en público porque perjudicará la imagen de ese empleado y la suya propia. Le dará más fuerza y motivación si lo hace a solas y su empleado nota que usted lo aprecia y está interesado en su crecimiento que si lo hace en presencia de otras personas.

Usted puede ser ese buen líder que recuerda con alegría esos primeros años como profesional. No se vuelva un obstáculo para sus nuevos empleados sino un puente que los ayude a ser mejores y continuar en su camino de éxitos profesionales. Le aseguro que lo recordará toda su vida por el liderazgo que usted ha influido en ellos.

Anuncios

Hola! deja tus comentarios, me serán muy útiles!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s