Liderazgo: ¿Eres un líder humilde?

La humildad es uno de los valores personales más importantes y que pocos poseen. El poeta y cantautor argentino Cantervill dijo en una ocasión: “La humildad es la llave que abre todas las puertas” y tiene razón.  Son muchas las cosas que se pueden lograr siendo humilde. Sin embargo, lo común es ver personas alardeando de sus logros como si fuesen los únicos que pudieran obtenerlos y dejando a otros mal parados con comentarios poco favorables. Una actitud que no deja de ser incomoda a pesar de que dichos logros sean ciertos y vistosos.

Personas poco humildes hay por todas partes, nos llegamos a acostumbrar a ellas no significando esto que queramos pasar tiempo cerca de ellas. Pero ¿Qué pasa cuando es el líder quien muestra poca humildad? ¿Qué tal si somos nosotros como líderes a quienes nos hace falta una buena dosis de humildad?

Los líderes por su posición particular de toma de decisiones pueden llegar a actuar de manera bastante orgullosa. El hecho de que a diario sean vistos por todos como los “directores principales”,  “presidentes”, “jefes”, “encargados”, hace que de una manera consciente y/o inconsciente actúen con poca humildad lo que seguramente hace que tengan choques con sus socios, supervisores, compañeros de trabajo y/o colaboradores.

¿Qué hacer para agregar unas cuantas gotas de humildad a tu vida? ¿Cómo saber si soy o no un líder orgulloso? ¿Qué piensas tus colaboradores acerca de tu carácter?

En este Post quiero darte 3 claves para ser un Líder más humilde?

1) Actúa como Vicente del Bosque! 

Una de las cosas que más me ha llamado la atención de Vicente del Bosque, es su admirable humildad mostrada abiertamente a todo el mundo bien sea en entrevistas o en el campo de juego. Es el único entrenador que ha ganado la Copa Mundial de Fútbol en el año 2010 y más recientemente la Eurocopa de este año 2012 ambas con la Selección de fútbol de España y la Liga de Campeones de la UEFA de clubes con el Real Madrid en dos ocasiones, y el segundo entrenador en conseguir el doblete Mundial y Eurocopa tras el seleccionador alemán Helmut Schön. No obstante, esto no se le ha subido a la cabeza!

Para él es fácil apartarse a un lado cuando sus futbolistas están celebrando un triunfo. En la mayoría de las fotografías tomadas en los logros conseguidos como equipo se le ve a un lado como quien no quiere salir. Demuestra consistentemente la premisa que dice que si el juego se gana es gracias al equipo pero si el juego se pierde es culpa del entrenador! 

Como líder debes reconocer los logros de tu equipo cuando así lo hayan conseguido. Esta demás querer que los focos brillen sobre ti. El mostrar reconocimiento público por el éxito alcanzado por el equipo demuestra humildad y que se es capaz de dar a otros honor cuando así lo merecen.

2) Déjalos brillar!

Muchos líderes quieren ser los “actores” principales de sus películas. Que las luces del escenario solo caigan sobre ellos. Ser vistos como capaces ante sus seguidores. Su alta experiencia por lo largos años de trayectoria les lleva a buscar soluciones inmediatas a los problemas presentados. Sin embargo, hacer siempre esto no da espacio a los que vienen detrás de lucirse. Colaboradores ansiosos de demostrar que son capaces y que pueden hacer las cosas desde una perspectiva nueva y diferente quedan esperando su gran oportunidad que muchas veces no llega o llega muy tarde cuando el ánimo y la ilusión ya no son lo mismo.

Los buenos líderes, los humildes, saben que no tienen que demostrar nada a nadie. Están seguros de ellos mismos y sus capacidades. Es por esto que dan buenas oportunidades a sus colaboradores. Se podría decir, que esperan con ansias, más que los colaboradores mismos, ver el accionar de su equipo ante los problemas que surgen inesperadamente para así evaluarles y corregirles si es necesario, pero sobre todo para ver de qué están hechos!

3) Se un aprendiz! 

Lo normal es ver al “jefe” dando las explicaciones a sus colaboradores de “cómo se hacen las cosas aquí”. Programas de inducción se establecen al momento de llegar los “nuevos reclutas” al lugar de trabajo. Pero ¿Es ésta la única manera de instruirles? ¿Es la única manera de aprender? Imagina por un momento si como líder dejas que sean “ellos” los que te enseñen cómo consideran que se podría “mejorar la forma en que se hacen las cosas aquí”. Si por un momento tomaras el tiempo para escucharles y ver sus puntos de vista acerca de lo que se puede innovar o proyectos nuevos en que se puede empezar a trabajar. Un tiempo donde seas tú el aprendiz en vez de ellos.

Los líderes que se disponen a escuchar, a aprender de sus colaboradores, sacarán mayor provecho de los talentos y creatividad de sus equipos de trabajo. Solo aquellos líderes lo suficientemente orgullosos creerán que son los únicos que saben cómo hacer las cosas. Ser humilde significa: callar y escuchar! Te sorprenderán las cosas que verás desde otra perspectiva solo con hacer esto.

Ser un líder humilde parece que va en contra de lo generalmente visto. Al fin de cuentas si eres el “líder” por qué no demostrarlo! La verdad es que esta manera de comportarse no te llevará a ganar. En cambio, perderás credibilidad y darás una imagen pobre de tu seguridad como líder.

Los buenos líderes son por naturaleza humildes. Más que buscar crecer ellos solamente quieren que su equipo crezca porque saben que si ellos crecen, él crecerá con ellos. Es un principio de liderazgo inmutable!

Sé el líder que debes ser mostrando una genuina humildad, buscando oportunidades para que tus colaboradores brillen en la organización. Crearán una conexión tan fuerte contigo que te seguirán y apoyarán a dónde vayas!

¿Cómo está tu dosis de humildad? ¿En una escala del 1 al 10 cómo te consideras? ¿Qué puedes empezar a hacer hoy para actuar con mayor humildad con tu equipo de trabajo?

Puedes dejar tus comentarios libremente, los leo y contesto cada uno de ellos.

Hasta la próxima!

Anuncios

3 comentarios en “Liderazgo: ¿Eres un líder humilde?

  1. Excelente frase: “Más que buscar crecer ellos solamente quieren que su equipo crezca porque saben que si ellos crecen, él crecerá con ellos.” En los movimientos estudiantiles es imprescindeble que aquél que funge como líder, este constantemente buscando alguien que lo suceda, ya que él no durará para siempre en ese movimiento, porque se graduará tarde o temprano. Si no se ocupa en buscar un sucesor, el movimiento puede que este condenado a caerse. Buen artículo 🙂

    • Gracias Jesús por comentar! Muy cierto lo que dices. Preparar un sucesor es clave para la continuidad del liderazgo y la visión en cualquier equipo, empresa, organización, asociación y movimientos. No es tan fácil hacer esto pero es determinante para continuar. Se dice que Jack Welch el ex-CEO de General Electric paso años eligiendo y preparando a su sucesor. De hecho algunos consideran que fue el plan de sucesión más cuidadosamente pergeñado de la historia empresarial de Estados Unidos.

      Elegir bien es la clave!

Hola! deja tus comentarios, me serán muy útiles!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s