Liderazgo: ¿Haces las cosas simples o te complicas?

Hacer las cosas simples requiere un gran esfuerzo. No siempre se consigue pero cuando se logra resuelve mucho la vida cotidiana tanto en lo personal como en las organizaciones. Con lo rápido que se mueven los mercados actualmente y la avalancha de información que existe hoy en Internet es fácil distraerse y por lo tanto “complicarse la vida” a la hora de tomar decisiones.

Los gerentes y líderes de empresas deben tener la simplicidad como cualidad permanente. Hay que aclarar que hacer las cosas simples no significa que se hagan fáciles. Trata más bien de encontrar la mejor forma de llevar a cabo un proyecto, un proceso, un modelo de negocio que facilite las cosas tanto para el cliente como para la misma organización.

El mayor reto que tienen las organizaciones en la actualidad es ser simples, así serán más efectivas. Ya lo decía Steve Jobs en una ocasión: “Lo simple puede ser más difícil que lo complejo. Tienes que trabajar duro para aclarar tus ideas para hacer que lo que pienses sea simple. Pero, al final, vale la pena porque una vez lo tienes, puedes mover montañas”.

¿Cómo hacer entonces para hacer las cosas simples? ¿Cómo evitar las complicaciones innecesarias?

Aquí te dejo 3 Claves para pasar de lo complejo a lo simple!

1) Comunícate más! 

Si como líder no recibes feedback de lo que has dicho a tus colaboradores ten por seguro que algo no se entendió. Generalmente a la gente no le gusta pasar por distraída o qué no escuchó o entendió algo en particular. Prefieren irse con la duda en vez de preguntar o ser sinceros si no escucharon alguna instrucción importante. Los líderes deben saber que no basta con “decir” lo que se quiere sino escuchar lo que se entiende.

Una vez que expliques un plan de acción, una estrategia para un nuevo proyecto, cuáles son los clientes que se van a  abordar, es requisito ineludible pedir retroalimentación de lo que se ha expuesto. Así comprobarás que por lo menos se haya entendido bien o no lo que acabas de decir y evitarás así complicaciones innecesarias de antemano.

2) Desecha lo obsoleto!

Las cosas no tienen porque hacerse como siempre se han hecho. Este es uno de los males más grandes de las organizaciones y por supuesto de algunos líderes. Se acostumbran a ciertos procesos por el hecho de que así se han estado haciendo por largos años y han funcionado. Puede ser que funcionen pero también puede ser que no estén expandiendo la organización hacia nuevos niveles  o peor aún, puede ser que haya otra manera de hacer las cosas mucho más simple.

Las nuevas tecnologías nos han dado la oportunidad de cambiar sistemas y añadir nuevos software que nos pueden ayudar a simplificar las cosas. Es muy probable que el equipo necesite cursos de inducción para apropiarse del nuevo sistema pero si eso hace las cosas más simples pues seguro será lo mejor!

3) Re-chequea los talentos!  

Muchas veces sucede que algún colaborador se encuentra ejerciendo un puesto de trabajo que no va acorde con sus talentos naturales. Hace lo que tiene que hacer de manera excelente pero con un tiempo de respuesta lento y no con la agilidad que quisiéramos que lo hiciera. El líder debe entonces re-chequear el talento natural para así identificar si existe otro puesto dónde pudiese ser asignado de tal manera que su eficiencia sea superior y colocar a otro colaborador en el puesto que ha quedado vacante utilizando el mismo criterio.

Se trata de re-organizar e integrar ciertas funciones de modo que cada colaborador ejecute lo que mejor sabe hacer. Aquello en lo que se siente más a gusto de acuerdo a sus dones y talentos.

Llegar a una simplicidad que haga más efectivos los procesos tanto operativos como los que tienen que ver con equipos de trabajo llevará a la organización a estándares de excelencia mucho mayor. La vida organizacional ya es complicada como para complicarla más.

Líderes apasionados por la simplicidad hacen organizaciones con ambientes de trabajo más dinámicos aunque sin dejar de lado las exigencias propias del trabajo. Como lema trata de “simplificar las cosas tomando como base lo esencial” seguro te ayudará!

Sé el líder que debes ser y empieza a simplificar las cosas tanto para tu vida personal como para la organización! No será fácil pero vale el esfuerzo! y recuerda que “La simplicidad es la clave de la brillantez”  Bruce Lee.

¿Cómo te consideras? ¿Simple o complicado? ¿Por dónde puedes comenzar para simplificar los procesos?

¿Qué anécdota puedes contarnos de una tarea que hacías muy complicada pero que un día te diste cuenta que podías hacer más simple?

Deja tu comentario y así crecemos juntos! Los contesto todos y te lo agradezco muchísimo!

Si piensas en alguien a quien este Post podría servirle, no dudes en renviarlo! Muchas gracias!

Buen día!

Anuncios

Hola! deja tus comentarios, me serán muy útiles!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s