#Liderazgo: No te distraigas!

Líderes enfocadosLas distracciones están a la orden del día. Desde que llegas a la oficina o si trabajas desde tu casa cualquier cosa puede captar tu atención por más de que intentes mantenerte enfocado.

Son muchas las cosas que pueden hacer que nos desviemos de nuestras prioridades: las noticias de la mañana, el último acontecimiento en la oficina, la última ley aprobada desde el gobierno, el último equipo de tecnología y smartphone.

Uno de los mayores retos de los líderes hoy día es mantener el enfoque en un mundo lleno de pequeñas distracciones que parecieran importantes.

¿Cómo hacer para estar centrados y tranquilos durante el día? ¿Cómo podemos mantenernos enfocados la mayor parte del tiempo?

Aquí te dejo 3 sencillos pero importantes pasos para que No te distraigas!

1) Escribe tus 3 prioridades del día!

Es muy difícil que no te distraigas si no anotas en tu agenda cuáles son tus prioridades para el día que comienza.

Puedes escribirlas el día anterior o muy temprano en la mañana, pero lo importante es que las anotes.

Escribirlas hará que tu mente las capte más intensamente y será más fácil recordar qué es lo principal que tienes que hacer durante el día.

Lo recomendable es que sean de 3 a 5 prioridades como máximo. Si pasan de 5 entonces ya no serían realmente prioridades y estarías haciendo muchas cosas que diluirían tu tiempo.

Las prioridades pueden incluir desde hacer una llamada importante, enviar un correo clave, adelantar un proyecto, reunirte con un cliente o con tu líder inmediato, entre otras.

El reto es que hagas de esto un hábito y cada día tengas claro cuáles son tus prioridades. Esas tareas que sí hicieras te harían sentir bien al final del día.

Es muy probable que por alguna razón no hayas podido hacer alguna de tus prioridades, en este caso la debes colocar como una de tus prioridades del siguiente día.

Te aseguro que si transformas esta idea en un hábito no te distraerás tanto y serán muchas las cosas importantes que lograrás a la semana, al mes y cada año.

2) No entres a tu email o redes sociales!

La cuenta de correo y las redes sociales como Facebook y Twitter son hoy por hoy fuertes agentes de distracción.

Si estas herramientas no las utilizas como mecanismos para hacer tú trabajo entonces la mejor recomendación es que evites entrar a ellas durante las primeras horas de la mañana.

Trata de enfocarte en tus 3 prioridades que ya has anotado y solo cuando hayas adelantado lo suficiente o terminado con ellas, puedes darte la libertad de chequear tu Facebook, revisar tu Twitter y correo electrónico.

Por lo general son muy pocos los correos que son verdaderamente urgentes y que necesitas responder de inmediato. Entre la publicidad, promociones y notificaciones que te llegan de las redes sociales donde estás subscrito y los correos irrelevantes es mucho el tiempo que mal-inviertes sin darte cuenta.

Una buena opción es darte de baja de todas aquellas listas de correo que no significan algo de real importancia para tu vida. En mi caso solo he dejado algunas suscripciones a mentores y líderes que me interesa leer por mi trabajo como John C. Maxwell, Anthony Robbins, Robin Sharma y Brian Tracy.

Pero casi todo lo demás lo he dejado fuera. Una ventaja es que mi correo no se abarrota con gran cantidad de emails que no me interesan del todo.

Así que para que no te distraigas, solo entra a tu correo y redes sociales después de las 11:00 AM. Dedica desde las 08:00 AM hasta las 11:00 AM a tus prioridades.

3) No te resistas!

Una cosa es que te mantengas enfocado trabajando en tus 3 prioridades del día y dejando de lado el correo electrónico y redes sociales. Pero qué pasa cuando son otras personas las que te distraen.

Muchas veces en la oficina estás concentrado en alguna tarea y de repente llega alguien que empieza a contarte el último acontecimiento del día anterior o simplemente algo que le sucedió en su casa o con su pareja.

Cuando esto suceda, y seguramente ya ha pasado, trata de no resistirte. Es la mejor opción si quieres que tu tiempo te rinda realmente.

Cuando alguien llegue a contarte algo trata de prestar la mayor atención posible. Haz solo dos preguntas máximo referentes a la conversación y haz contacto visual.

Si en cambio, intentas no prestar atención y seguir con tu trabajo, te darás cuenta de que no lograrás la concentración deseada y mostrarás una actitud irrespetuosa a tu compañero(a) de trabajo.

Lo más probable es que pierdas más tiempo si tartas de resistirte que si prestas verdadera atención por unos minutos.

Si notas que la conversación se está extendiendo más allá de 5 o 10 minutos puedes sugerir que pueden continuar en la hora del almuerzo o más tarde y así la otra persona se sentirá agradecida de que la hayas escuchado realmente y seguramente estará de acuerdo en seguir más tarde con el tema.

Son varias las maneras de lograr que no te distraigas. Pero la verdad es que siempre tendrás que luchar con las distracciones. Son parte del día a día. Lo importante es que aprendas a canalizarlas y te acostumbres a trabajar en tus prioridades del día.

Sé el líder que debes ser y mantente enfocado en lo importante durante el día, la semana, los meses y así lograrás que tu año sea notoriamente efectivo!

¿Qué otras técnicas utilizas para no distraerte?

Deja tus comentarios más abajo si así lo deseas!

Hasta la próxima!

Foto: Hugo Espresati Serrano

Anuncios

Hola! deja tus comentarios, me serán muy útiles!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s