#Liderazgo: ¿Cómo define el líder la línea entre ser perseverante y ser terco?

Líderes que perseveranLa perseverancia es una de las cualidades más importantes que debe tener todo líder. Sin perseverancia, las metas no se concretarían, no se obtendrían todos los resultados deseados y los colaboradores se desanimarían al no ver que los logros se concretan.

Sin embargo para ser perseverante se debe tener una fuerte dosis de pasión por lo que se hace, porque al venir las dificultades; que siempre llegarán, es la pasión lo que nos permite levantarnos a pesar de estar en el suelo.

Pero ¿Cómo hace un líder para no caer en la terquedad con algún proyecto? ¿Cómo define el líder la línea entre ser perseverante y ser terco?

En este nuevo Post quiero compartir contigo 3 ideas claras y sencillas de cómo hacen los líderes efectivos para no traspasar la línea de la perseverancia hacia la terquedad!

1) Mantienen sus principios!

Lo primero que frena a un líder para no pasar de la perseverancia a la terquedad son sus principios.

Un líder que tiene claro cuáles son los principios que no está dispuesto a negociar, será un líder que puede ver mejor donde podría estar traspasando la línea y empezar a hacer daño a otros por su obstinación.

Como líderes podemos tender a ser muy arriesgados, muy decididos y determinados, y por supuesto, muy perseverantes. Todas éstas cualidades son importantes y necesarias para el buen funcionamiento de una organización, pero cuando éstas características empiezan a forzar las relaciones de trabajo, las decisiones que deben tomar otros y ocasionar daño a terceros, tanto en sus emociones como en su liderazgo, es allí donde un líder prefiere detener su ímpetu.

Los buenos líderes anteponen sus principios a las metas. Por más importante que sea alcanzar una meta específica, si esto requiere esfuerzos sobrehumanos que lo que hacen, es demostrar una terquedad por parte del líder; ellos son lo suficientemente humildes para hacer una pausa y replantear la estrategia.

Ellos prefieren cambiar de dirección, bajar la intensidad y lograr que la meta se cumpla sin perjudicar a otros. Sus principios siempre están en frente de sus decisiones.

2) Mantienen clara la visión!

La visión del líder determina el camino a escoger. Puede suceder que mientras se va avanzando el camino se torne empinado y se requiera más fortaleza mental y acciones específicas para atravesarlo, lo cuál es clave para llegar al destino deseado, pero lo cierto es que si de antemano el líder ha establecido una visión, sabrá qué es lo que está dispuesto a conceder y lo que no.

Cuando un líder tiene clara su visión de cómo quiere que sean las cosas en el futuro, y además de eso, conoce sus principios, será muy difícil que escoja caminos que fuercen al equipo a la terquedad.

Solo los líderes que no tiene clara la visión, podrían escoger caminos de solución que caigan en el terreno de la obstinación. Muchos líderes han desvirtuado la visión de la organización porque no quisieron frenar cuando ya sus decisiones estaban perjudicando la visión original.

Para ser efectivo, un líder mantiene o perfecciona la visión con una sana y sólida perseverancia.

3) Mantienen una mentalidad de equipo!

John C. Maxwell explica que una de las diferencias entre un jefe y un líder es la siguiente: –El jefe dice “vayan”. El líder dice “¡vamos!”-, una verdad que nos muestra lo individualista que puede llegar a convertirse un líder-jefe que no tiene claridad de sus principios y ha perdido la visión.

Una mentalidad de equipo te permite pensar no solamente en lo que es mejor para ti como líder sino lo que podría ser mejor y más conveniente para todo el grupo.

Por lo general, una actitud terca ante la vida, un proyecto y/o una organización se da por líderes solitarios que están más preocupados por su ego que por el beneficio del equipo. Es muy raro encontrar grupos de personas teniendo una actitud terca en conjunto.

Cuando el líder mantiene una mentalidad de equipo doblegará su pensamiento personalista para reconocer la acción que mejor se ajusta al grupo. Dejará de lado sus intereses y podrá ampliar su mirada más allá de lo puntual.

Por más que quiera llevar a cabo un proyecto, tendrá presente ese proverbio africano que dice: “Si quieres ir rápido ve solo, si quieres llegar lejos, ve acompañado”.

Ser un líder efectivo requiere ser perseverante. Hacer todo lo que esté al alcance para lograr lo que se ha propuesto. Pero si durante el camino, se empieza a hacer daño a otros, se dejaría de ser un líder efectivo.

La perseverancia es crítica para conseguir lo que se desea como líder y solo los buenos líderes reconocen el límite entre perseverar y ser terco.

Sé el líder que debes ser y persevera con pasión sin perjudicar a otros!

¿Te has visto tentado a cruzar la línea entre la perseverancia y la terquedad?

¿Qué te ha hecho detenerte y seguir perseverando de otra manera?

Hasta la próxima!

Foto: Pablo Embry

Anuncios

Hola! deja tus comentarios, me serán muy útiles!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s